Alteraciones de Líquido Cefaloraquideo (LCR)

Las siglas LCR hacen referencia al líquido cefalorraquídeo o también llamado líquido cerebroespinal.

Este líquido presente en el cerebro y en la médula espinal es transparente, incoloro y está compuesto por componentes como agua, sodio, potasio, calcio, cloro, fosfatos, glucosa, entre otros.

La hidrocefalia puede ser de nacimiento o también se puede adquirir a cualquier edad, normalmente en una etapa más adulta, alrededor de los 60 años.

La hidrocefalia, se da cuando se altera el líquido cefalorraquídeo. Exactamente consiste en una alteración del LCR en la cabeza, porque se acumula.

Existen diversos  tipos de hidrocefalia:

  • Arreabsortiva. Puede provocar hemorragias en el caso de prematuros. También puede provocar infecciones.
  • Obstructiva. Puede dar lugar a la formación de tumores, malformación de Chiarri u otras enfermedades malformativas (la más frecuente es la estenosis de Silvio).

Tiene muchas funciones fisiológicas como por ejemplo, protege al cerebro ante traumatismos craneales o de impactos repentinos puesto que actúa como amortiguador, es vehículo para sustancias moduladoras cerebrales como hormonas y quimiorreceptores, nutre el encéfalo ya que transporta nutrientes, limpia el sistema nervioso central mediante la eliminación de metabolitos, se encarga de mantener una presión intracraneal constante.

Para realizar un estudio del LCR se realiza una prueba diagnóstica que consiste en una punción lumbar ya que otras pruebas diagnósticas como las punciones intracerebrales requieren neurocirugía.

La punción lumbar se realiza entre la 4ª y 5ª vértebra lumbar con el paciente sentado o acostado y se utiliza una aguja aproximadamente de 10cm. Se rellena el interior de la aguja con la ayuda de una varilla metálica y se extrae.

En el estudio del LCR se estudia la opacidad, color, composición química y presencia de anticuerpos y otras células.

¿Qué síntomas presenta la hidrocefalia?

Los síntomas de una hidrocefalia son cefaleas, náuseas, vómitos, visión borrosa o doble, somnolencia, irritabilidad, deterioro cognitivo, pérdida de la coordinador, trastornos de la marca e incontinencia urinaria.

¿En qué consiste el tratamiento?

Cuando el estudio demuestra que el volumen de líquido cefalorraquídeo está alterado puesto que el cerebro no ha tenido una capacidad de autorregulación normal habrá que realizar un estudio y ver si hay una acumulación o exceso del LCR que ocasiona una presión perjudicial para la masa cerebral ya que estos motivos dan pie a lo que denominamos hidrocefalia.

El tratamiento de la hidrocefalia consiste en eliminar lo que provoca la obstrucción del líquido cefalorraquídeo. Según su causa se procede a tratamientos distintos.

Existen diversos tratamientos mediante válvulas. Hoy en día contamos con válvulas ventriculoperitoneales y ventriculoatriales. Una derivación, generalmente, consiste en dos catéteres y una válvula unidireccional. Estas derivaciones permiten el correcto drenaje del líquido cefalorraquídeo llevándolo hacia otra área del cuerpo, como pueden ser el peritoneo (derivación ventriculoperitoneal) o hacia la pleura o bien intravascular.

Actualmente estas válvulas son programables, es decir, que se puede modificar los parámetros una vez ya se ha implementado la válvula.

Otro tratamiento para la hidrocefalia es mediante una ventriculostomía.

La Ventriculostomía endoscópica del tercer ventrículo suele ser la primera elección para tratar la hidrocefalia no comunicante (hidrocefalia obstructiva).

Consiste en un procedimiento quirúrgico que permite el drenaje del líquido cefalorraquídeo, es decir, permite el flujo libre de este líquido cerebral para ser absorbido por los plexos coroideos. Durante la cirugía se realiza una pequeña incisión en la pared del tercer ventrículo, lo que permite que el exceso de LCR se drene hacia uno de los espacios adecuados según la patología; el cirujano crea una vía de salida extra.

CONTACTO

Si tienes cualquier consulta o quieres ampliar la información, puedes contactar con nosotros a través del formulario web o llamando al 93 290 64 12 – 93 461 06 38

La Dra. Belén Menéndez, nuestra neurocirujana infantil os ayudará a resolver cualquier duda.