GANEMOS LA BATALLA AL ICTUS

Ser joven no te inmuniza frente al ictus

El ictus está afectando a una población muy joven a consecuencia de hábitos inadecuados, y una alimentación poco saludable.

¿Qué es un ictus?

Un ictus, equivaldría a un infarto de corazón en el cerebro.

Es una enfermedad grave, pero en la actualidad disponemos de tratamientos eficaces que aplicados de forma precoz, modifican su curso.

El término ‘ictus’, golpe o choque en latín detalla las secuelas de la interrupción repentina del flujo sanguíneo al cerebro por una isquemia, o ruptura de una arteria o bien de una vena cerebrales (hemorragia).

Algunos datos de interés

  • Cada año, 15 millones de personas padecen un ictus en el mundo, de los cuales mueren 5 millones y otros 5 millones presentarán una incapacidad permanente.
  • En España, el ictus es la primera causa de discapacidad adquirida en el adulto y la segunda de demencia después de la enfermedad de Alzheimer, según la Sociedad Española de Neurología (SEN).
  • Es la 3ª causa de muerte en los países desarrollados.
  • En los últimos años, se ha producido un incremento en la incidencia y prevalencia debido al envejecimiento de la población
  • Se producen más frecuentemente en mayores de 65 años, puesto que en el organismo se produce un deterioro inevitable, pero puede sobrevenir a cualquier edad.
  • 4 de 5, se evitarían con hábitos saludables (manteniendo a raya la hipertensión, evitando el tabaco, las grasas, el alcohol, y realizando una actividad física)

GANEMOS LA BATALLA AL ICTUS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el ictus como un síndrome clínico, presumiblemente de origen vascular, que se caracteriza por el desarrollo rápido de signos de afectación neurológica focal (Algunas veces global) y que duran más de 24 horas o llevan a la muerte. Se trata por todo ello, de un problema grave, social, sanitario y económico.

Las consecuencias personales, familiares y sociosanitarias son demoledoras.

Causas del ictus

Equipo Neurospinal Institute Barcelona diagnóstic y tratamiento de ictus neurología y neurocirujano en Barcelona Un ictus puede ser causado por un coágulo de sangre que obstruye su paso hacia una parte del cerebro (denominado ictus isquémico) o bien por una hemorragia producida por la ruptura de un vaso cerebral (denominado ictus hemorrágico).

El tiempo juega un papel, de vital importancia, por ello es primordial saber identificar cualquier sospecha o síntoma de un ictus, reconocerlos de forma temprana, reducen el riesgo de mortalidad así como sus secuelas.

Factores de riesgo

  • Padecer diabetes
  • La obesidad
  • El tabaquismo.
  • Hipertensión arterial (HTA)
  • Tener el colesterol LDL alto
  • El sedentarismo
  • El consumo de alcohol y/o drogas
  • Tener antecedentes familiares
  • La edad

Algunos síntomas de alarma

Dependiendo de la zona del cerebro en que se produce, los síntomas del ictus pueden ser muy diversos.

  • Pérdida brusca de fuerza y sin causa aparente: de la cara, brazo y/o pierna (sonrisa asimétrica “torcida”, incoherencia en los movimientos de los brazos y/o piernas)
  • Alteraciones del habla, problemas para expresarse y/o entender los que dice el afectado de forma coherente
  • Pérdida repentina de visión, pudiendo ser parcial, total, de un ojo o de ambos
  • Dolor brusco de cabeza, de intensidad elevada y sin ninguna causa aparente

Aflojarle la ropa, de esta manera el afectado podrá respirar mejor

INMEDIATAMENTE–llamar al 061 o 112 y explicar al Servicio de Emergencia los síntomas que padece y la hora en la que han empezado los mismos.

A continuación y siguiendo las indicaciones médicas, debemos tumbar al afectado con la cabeza y los hombros un poco levantados (se puede utilizar cualquier cosa que tengamos a mano una jersey, chaqueta, bolsa de deporte…)  Procurar crear un ambiente relajante, sin ruidos, alteraciones y ventilado.

A la llegada de los servicios de emergencia, explicar con el mayor detalle posible lo sucedido.

¿Qué no debemos hacer nunca si sospechamos qué alguien padece un ictus?

  • Administrarle ningún medicamento
  • Darle de beber y/o comer
  • Hacerlo hablar
  • Movilizar el cuello o ponerle cosas apretadas
  • Trasladar directamente a la víctima por tus medios sin esperar a los servicios de emergencias. PREVENCIÓN contra el Ictus Principales pautas de prevención para ganar la carrera al ictus:

¿Cuándo se requiere de una intervención quirúrgica?

El planteamiento del tratamiento microquirúrgico de un paciente con ictus, tiene como objetivo mejorar las expectativas del mismo frente a la alta mortalidad, e intentar evitar las máximas secuelas neurológicas que produce esta enfermedad.

Cuando el ICTUS que ha padecido el paciente,  es hemorrágico se puede intervenir quirúrgicamente, con el objetivo de evacuar la sangre y tratar la lesión. Posiblemente se necesite también, realizar una angiografía para diagnosticar el vaso dañado.

Cuando la hemorragia es consecuencia de un aneurisma se puede bloquear mediante unos coils o bien clips.

Las complicaciones de la cirugía son considerables y están relacionadas con la elevada complejidad de la misma.

Efectos secundarios de padecer un ICTUS

Las secuelas de un daño cerebral son variadas y, dependiendo de la gravedad y de la zona afectada, se manifiestan en:

  • Trastornos de la movilidad,
  • Dificultades para comunicarse
  • Alteraciones de la conducta
  • Déficit cognitivos
  • Cambios emocionales

La combinación de todas ellas impide llevar a cabo actividad cotidianas en un 60% de los casos, y en un 45% produce una discapacidad total.

La prevención es la mejor cura

Equipo Neurospinal Institute Barcelona diagnóstic y tratamiento de ictus neurología y neurocirujano en Barcelona El 90% de los casos de ictus son evitable mediante  un estilo de vida saludable y una adecuada prevención de los factores de riesgo.

La rehabilitación después de un ictus

El principal objetivo de la rehabilitación es reducir el impacto de las secuelas que han podido causar en el paciente. Mediante las sesiones fisioterapia se puede aliviar el dolor, eliminar la rigidez en las articulaciones, y además evitar enfermedades mentales, que son susceptibles de padecer estos pacientes como la depresión.

El programa de rehabilitación empieza pronto. Normalmente, durante la fase aguda de la enfermedad, es decir en las primeras 24-48 horas, mientras el paciente está todavía hospitalizado.

De todas maneras, es necesario que el paciente esté estable y tenga la resistencia física necesaria, además de capacidad de comprensión.

El programa rehabilitador continua externamente con el paciente tras el alta hospitalaria, además de realizar en casa las rutinas y ejercicios que le haya indicado el fisioterapeuta, con el objetivo de mantener activo al paciente y poder avanzar en su recuperación.

  • Si tienes alguna duda sobre esta o cualquier otra patología, puedes hacer un comentario en nuestras redes sociales, enviarnos un e-mail a neurospinalinstitutebarcelona@gmail.com o bien llámanos al 93 290 64 12– 93 461 06 38 , y las resolveremos encantadados.

NEUROSPINAL INSTITUTE BARCELONA

Marquesa de Vilallonga nº 10 – Edificio Marquesa – Despacho número 12 – 08017  Barcelona

CENTRO MÉDICO TEKNON

Mielopatía, lesión de la médula espinal

Mielopatía es un término general que hace referencia a la afectación medular por diferentes causas.

La palabra mielopatía está compuesta por dos palabras griegas «myelone» que significa médula espinal, y «pathos» que significa enfermedad o bien lesión.

 

¿En qué consiste esta patología?

La mielopatía es un tipo de lesión que se produce a consecuencia de una presión nociva, fuerte o constante sobre la medula espinal.

Esta presión sobre  la medula espinal, ocasiona la pérdida de su vitalidad y a largo plazo, puede provocar la pérdida de tejido nervioso. La muerte de dicho tejido conlleva una pérdida de función irreversible, puesto que el sistema nervioso central no se regenera y por tanto, sus secuelas son irreversibles.

 

Tipos de mielopatía

  • Mielopatía cervical espondilótica, denominada espondilosis o artritis. Causada por el envejecimiento y en personas mayores de 50 años.
  • Mielopatía desmielinizante
  • Mielopatía paraneoplásica
  • Mielopatía por radiación. A consecuencia de la radioterapia.
  • Mielopatía sifilítica. Causada por la sífilis (enfermedad)
  • Mielopatía vascular. De naturaleza vascular

 

Causas 

Cualquier presión en la médula espinal puede ser una causa, pero estas son algunas de las más habituales:

  • Hernia de disco
  • Tumores
  • Quistes
  • Sífilis
  • Estenosis de canal
  • Flujo sanguíneo insuficiente

 

¿Cuáles son sus síntomas?

En la mayoría de casos son graduales y dependen del lugar donde está ubicada la lesión. Algunos de los síntomas pueden ser:

  • Hormigueos
  • Molestias en las manos y/o en los pies
  • Dificultad a la hora de desempeñar actividades cotidianas (caminar, escribir, abotonar…)
  • Dolor de espalda y cuello con radiación, y pérdida de fuerza o bien entumecimiento en los brazos
  • Debilidad muscular
  • Rigidez en las piernas
  • Dolores en la espalda y cuello
  • Calambres en las piernas
  • Trastornos de la marcha
  • Trastornos sensoriales
  • Pérdida de control de esfínteres.
  • Dificultad respiratoria

 

Diagnóstico

En primer lugar, realizamos una historia clínica completa y un exhaustivo examen físico.

Si los resultados nos llevan a la mínima sospecha de que el paciente puede padecer una mielopatía, solicitamos pruebas diagnósticas complementarias como; radiografías, RM (resonancia magnética), mielograma, tomografía computarizada, electromiograma.

 

Tratamiento

Una vez confirmado el diagnóstico, El tratamiento de un paciente con mielopatía, dependerá de su gravedad, de la fase de la enfermedad en la que se encuentre, así como de su localización.

El tratamiento según el tipo de mielopatía, se tratará con medicación fisioterapia y rehabilitación, o bien con cirugía.

La cirugía tiene como objetivo principal proteger a la estructura nerviosa, eliminando la presión sobre esta.

 

  • Si deseas más información o tienes alguna duda sobre esta o cualquier otra patología, puedes hacer un comentario en nuestras redes sociales, enviarnos un e-mail a neurospinalinstitutebarcelona@gmail.com o bien llámanos al 93 290 64 12– 93 461 06 38 , y las resolveremos encantadados.

 

Logo NeuroSpinal Institute Barcelona

NEUROSPINAL INSTITUTE BARCELONA

Marquesa de Vilallonga nº 10 – Edificio Marquesa – Despacho número 12 – 08017  Barcelona

CENTRO MÉDICO TEKNON